24 de febrero de 2014

Historia del Monasterio de Novodévichi en Moscú.

Fragmento del artículo "De la zarina Sofia hasta Nicolai Gogol" de Carmen Marin / Periodista Rusia hoy

La historia del cementerio de Novodévichi es inseparable del monasterio del mismo nombre que lo alberga. Lo fundó en 1525 el gran príncipe Vasili III, en honor a la unión de la ciudad de Smolensk a las tierras rusas. El nombre indicaba que era el monasterio femenino más nuevo de los que existían en Moscú. En ruso novi significa 'nuevo' y dévichi es el adjetivo derivado de la palabra que significa 'muchacha'. Es decir, que la traducción sería 'nuevo monasterio de las doncellas'.
(...) puede ser que fuera en honor a la primera abadesa, Yelena Devóchkina, que representaría un importantísimo papel en su historia incluso cien años después de su muerte.
(...) Según la tradición rusa de entonces, si a los 23 ó 24 años una mujer no se había casado, estaba obligada a recluirse en un monasterio.
(...) Las hijas de los zares viudas estaban obligadas a prolongar su infeliz existencia en este lugar. Especialmente duro fue para la zarina Sofía, una gran mujer, inteligente, amante de la libertad, que no cedió en nada con respecto a su hermano Pedro I.
Sofia fue la primera zarina rusa que se permitió relaciones extramatrimoniales y no lo ocultaba. Algo nunca visto en aquella época. Estaba preparada para ser una futura dirigente, hablaba cinco idiomas y tenía conocimientos de Física, Matemáticas y Astronomía cuando su hermano Pedro apenas sabía escribir. Sofía supo cómo huir de la jaula del Kremlin, pero no disfrutó de la libertad por mucho tiempo. El monasterio de Novodévichi se convirtió para ella en una nueva cárcel. Aquí la encerró su hermanastro Pedro I.
(...)Y aunque nadie crea que la buena suerte puede darse en un lugar como este, los guías del cementerio cuentan la creencia de que al apoyarse cualquier mujer en la llamada torre de Sofía y pensar en un deseo, este se cumplirá.
(...)La fuerza que emana de todas las mujeres enterradas aquí es algo que está por aclarar, lo que es indudable es que en el monasterio y en el cementerio hay una poderosa protectora.
Enigmáticas historias 
Aún a finales del siglo XIX, las monjas del monasterio de Novodévichi contaban leyendas de fantasmas de abadesas protectoras. Tres figuras femeninas vestidas de negro que se deslizaban por el cementerio sin pisar el suelo aparecían para prevenir de una inminente desgracia. En el monasterio estaban seguros de que eran la primera abadesa del monasterio, Yelena Dévochkina, considerada santa y también aquí enterrada, la abadesa Dominika y la novicia Feofania.
(...)Estas monjas fantasmas protectoras siguen cumpliendo con su deber hasta el día de hoy.
(...)Hoy en día, el cementerio de Novodévichi es uno de los lugares más visitados de la capital, con más de siete hectáreas y 26.000 personas enterradas: personajes que cerraron la historia , del Imperio ruso, de la Unión Soviética, y finalmente, de Rusia.

FUENTE: ead / elarcadigital / Publicación semanal de La Caja de Ahorro y Seguro S.A. Edición N° 585 Se sugiere leer el interesante artículo completo en la revista mencionada.