13 de marzo de 2014

Mujeres de Hoy "Yo priorizo la nobleza y la honestidad "

MiniBio

Soy Eva Lucía Armas, y voy a cumplir 45 años. Nací en Rosario, Santa Fe, Argentina, ciudad a la que regresé después de haber pasado gran parte de mi vida en Córdoba y Santiago del Estero, provincias a las que no he dejado de añorar porque considero que su idiosincrasia influyó decisivamente en la formación de mi personalidad, mis gustos, mis hábitos y mis sueños. No me considero un bichito de ciudad ni me seduce su ritmo. Estudié la Licenciatura en Letras con especialidad en Crítica Literaria, pero me aboqué a dar clases en Centros de Alfabetización para Menores en Riesgo Social y coordino Grupos de Apoyo para Víctimas de Violencia Doméstica. Trabajé asimismo para la Fundación Abriendo Caminos, junto a María Victoria Eraso, orientada hacia la defensa de la cultura de los pueblos originarios. Soy escritora y bailarina. Me llevo pésimo con la matemática.

¿Quieres hablar de tu familia?
Digamos que me casé muy joven por una cuestión de rebeldía y sin medir demasiado las consecuencias ni ver bien con quién me casaba. El matrimonio fue la peor de mis experiencias, porque me encontré con un maltratador que literalmente me hizo la vida imposible y del que fue muy difícil separarme por el mismo “síndrome de la víctima” en el que estaba inmersa. Tuve tres hijos con él, dos de los cuales crié sola, cuando conseguí romper el vínculo. Creo que la estructura familiar que alteré fue la que me sometía a aceptar el trato de mi ex pareja, por aquello convencional de que los hogares no se rompen según dicen, sobre todo las mujeres, en ciertas familias convencionales. Yo un buen día dije “basta, no me ponés más la mano encima ni decís nunca más que no sirvo para nada” y me fuí con mis dos hijos menores (ya me había escapado varias veces antes pero él siempre me encontraba y me hacía promesas de enmienda para que volviera) con una mano atrás y la otra adelante.

Cuál es tu mayor logro?
Mi mayor logro es que mis tres hijos son hombres de bien y que pude criarlos sola y con alegría, sin depender de nadie más que de mí, con mis recursos y mis valores y luchando contra viento y marea. Los tres han estudiado y trabajan y por sobre todo, son hombres sanos y honestos (no es chochera de madre sino una realidad objetiva, porque tuvieron un hogar terriblemente disfuncional y lleno de violencia y sin embargo, creo que pude enseñarles todo lo bueno que la vida tiene cuando el corazón está dispuesto a verlo y ellos pudieron aprenderlo y ahora practicarlo).
Tengo un gran vínculo con mis alumnos del Centro de Alfabetización y, para asombro del personal, conseguí que amen Lengua y que se expresen a través de ella. Tengo varios escritores entre mis alumnos. Es otro de mis logros: despertarlos a la creatividad literaria.

¿Crees que has alterado alguna estructura familiar con tu estilo de vida?
Siempre fui bastante transgresora en cuestión de pensamiento y bastante libertaria. No influyen sobre mí las corrientes sociales ni lo políticamente correcto ni el “qué dirán” o el “eso no se hace porque queda mal”. Mis hijos dicen que su mamá es “extravagante”, porque siempre fui a mi bola, con mis propios razonamientos y mis propias convicciones. Soy una apasionada del conocimiento, así que estudio todo lo que me interesa hasta que lo domino.

¿Consideras que “eliges”: cómo vestirte, maquillarte etc, o sientes que estás sujeta a mandatos, modas, etc?
Soy de las que no usan tacos, ni se maquillan ni andan a la moda. A mí me gustan las zapatillas, los jeans y la ropa sport. Considero que mis mejores partes no se ven y sólo son descubiertas por el que intenta conocerme. No me interesa ser llamativa, me interesa ser inteligente.

Entre todas las actividades que realizas ¿cuál es prioritaria para ti?  
La actitud frente a la vida es para mí mi actividad prioritaria. Mantener el “se puede” y transmitirlo a todos los que me rodean, ya sea mis alumnos o las chicas del Grupo de Violencia o cualquiera que se me acerque. “Defender la alegría” y enseñar a defenderla desde los valores primordiales. Soy un poco utópica para pensar, pero no me va tan mal. Llegué hasta acá siendo así y aún sigo viaje, a pesar del cáncer y de todos los pesares. La vida se hizo para vivirla y disfrutarla. Vale mucho la pena.
También de vez en cuando practico una de mis pasiones y escribo. Y si puedo, porque me dan los tiempos, regreso a mi grupo de danza. Aunque ya no bailo clásico, sigo con el folklore, que es mi segunda pasión de bailarina.

¿Que opinas sobre la tendencia actual de exhibirse y exponer la intimidad a través de las nuevas tecnologías como facebook o similares?
No tengo face ni twitter. No me interesa bajo ningún concepto esa línea de exposición pública y masiva. Creo que las relaciones interpersonales se cultivan conversando de persona a persona y no se puede llamar “amigo” a todo el mundo con la liviandad que estos métodos proponen. Pueden ser muy útiles para “promocionar productos”, pero las personas no necesitan posar en vidrieras ni ventilar sus vidas, porque no son objetos de consumo masivo.
Creo que las redes son perjudiciales porque fomentan el alejamiento humano, aunque parezca justamente lo contrario. Basta ver lo que sucede en Google+ y los problemas que hemos tenido los de la única Comunidad a la que pertenezco por una cuestión de afinidad literaria cuando propusimos que los miembros comentaran en profundidad los textos que les parecieran apropiados. Dejar una opinión seria y no un “ayyyyyyyyy, querido amigo, que bueno” cuando en realidad el texto no puede estar ni peor escrito ni ser más feo, es una clara muestra de la hipocresía y la poca involucración que existe entre los participantes de una red social.
Creo que son vidrieras para narcisistas, que necesitan ganar espacios que no poseen en la vida cotidiana o para soledades que buscan compañía de cualquier modo en que estas se presenten, sin medir ni riesgos ni consecuencias.

¿Qué valor priorizas para considerar a una persona? (Crees que una persona es importante por su formación o antepones otros valores) 
Una persona es importante por los valores que posee y por el ejercicio que hace de ellos. Yo priorizo la nobleza y la honestidad por encima de otras cuestiones. Del ejercicio de ambas deviene una infinita serie de otros valores que son consecuencia directa de ellas. La formación empieza en el espíritu. Esa es la verdadera formación. La académica es solamente “instrucción en una disciplina determinada”.

¿Crees que hay alguna justificación para el trabajo infantil?
Absolutamente ninguna si perteneciéramos a una especie que defiende a sus crías.

 En Finlandia muchos programas de TV están subtitulados para impulsar a los niños a aprender a leer y comprender los textos ¿Qué te parece?
Desde ya que los finlandeses van a la cabeza en propuestas educativas entre las que se incluye la categorización docente. Existe la teoría de que si el niño entra alfabetizado a la escuela, luego se aburre. Creo que la escuela es la que debería rever su posición y sus contenidos y adecuarlos a cada grupo educacional, porque todos los grupos tienen necesidades, carencias y expectativas.

¿Piensas que es importante la existencia de las bibliotecas públicas?- Eres lectora?
Tienes un título o autor/a preferidos?
Desde ya. La biblioteca pública es un bien comunitario que muestra su eficacia en los lugares donde no hay otras formas de acceso a la lectura. Aunque se diga que ahora internet suplanta a los libros en papel, debemos considerar que ese es un fenómeno posible sólo para quienes tienen internet, energía eléctrica y computadora. Eso no ocurre en todas partes. Además, como lectora empedernida, la sensación de leer “en papel” es insustituible. Las pantallas terminan agotando y se pierde la emoción del tacto en la hoja.
No tengo autores preferidos. Leo todo lo que puedo y de cada autor extraigo algo.

Hay dos temas de gran actualidad: el maltrato y la violencia de género, ¿crees que la depresión, consumo de alcohol u otras sustancias son motivos para liberar al agresor/agresora de su responsabilidad?  ¿y una “provocación” producida por la forma de caminar o vestirse?
La Violencia de Género existió siempre, lo que pasa es que ahora está de moda y se legisló al respecto, porque el ser humano siempre estuvo bastante atrasado con esos temas ya que proviene de una educación cultural y religiosa que prioriza en todos los sentidos “la sumisión”.
El maltratador es una tipología de persona y no cambia. Es como una plantilla. Todos los maltratadores responden y cumplen el mismo exacto patrón. Son “de manual”. Tienen una posición psicopática y manipuladora sobre la víctima, a la que consideran una “cosa”, por lo que tienden a eliminar de ella la idea de que “es una persona”. Cuando la manipulación falla, el maltratador se violenta por él mismo, no precisa estar ni deprimido ni drogado ni alcoholizado, porque en él ya está esa constitución psicológica de dominio sobre “su cosa” a como de lugar.
El alcohol, las drogas y otros considerandos solamente “aumentan” la potencia destructora del maltratador, pero bajo ningún concepto lo hacen “responsable”, porque YA es responsable per sé de su conducta. Un maltratador lo es sin ser ni alcohólico ni drogadicto ni haber perdido el empleo.
Un maltratador no cambia, no se redime, no mejora. Un alcohólico, un drogadicto, un depresivo, pueden encontrar soluciones.
El maltratador tiene un diseño psicológico con rasgos psicopáticos. Es un psicópata, no alguien que se enoja y pierde el control. Toda su conducta es psicopática, narcisista y manipuladora y excede ampliamente el rango de “violencia física”. El maltratador ejerce sobre la víctima un rango de “violencia integral”.
Personalmente y esta es una respuesta en base a mi experiencia al frente de grupos, creo que muchas mujeres hacen de la forma “provocativa” un factor para relacionarse con el sexo opuesto y conseguir posiciones, ventajas, estímulos, atención y protagonismo.
La mujer es la primera que no debería ponerse en papel de “cosa sexual” para conseguir objetivos determinados ni utilizar el estímulo sexual como método de manipulación. Y menos aún permitir que la sociedad mediática la convierta en eso y explote esa faceta, porque al permitir que eso sea lo que se muestre de la mujer por todos lados, induce a que eso sea lo que se valore (inclusive entre las mismas mujeres que se están formando como tales) y no lo que realmente una mujer es como “ser”. La mujer antes de ser “la hembra de la especie” es una persona. Si nos atrincheramos en solamente ser “la hembra de la especie” y nos comportamos funcionalmente para “atraer” al “macho de la misma especie”, después no podemos pretender que una docente de frontera gane más que una top model (por dar un ejemplo burdo), porque contribuimos a ese diseño social con nuestra omisión de los roles de importancia y damos valor a cuestiones secundarias.
La mujer pierde su condición de “formadora” y regresa y se coloca a sí misma, en el lugar de un “objeto”, al no defender su categoría dentro de la sociedad.

Por supuesto que una forma “provocadora” no justifica ninguna reacción “masculina” en la contraparte, pero en occidente, esa es una línea de niebla cada vez más nebulosa porque las conquistas de la mujer deberían pasar por entender su potencial desde donde este nace, que es la visión femenina de las cosas.
El varón y la mujer son básicamente diferentes, y por eso en esta especie hay una hembra y un macho. La feminidad no es exponer el escote, mover las nalgas o utilizar el físico. Es crear un campo de acción donde la mujer pueda desarrollarse como parte activa y creativa de una sociedad, en base a sus visiones, su idiosincrasia y su inteligencia, ya que lo que estuvo realmente relegado en la sociedad, fue la inteligencia de la mujer y su enorme capacidad resolutoria.
La verdadera conquista es esa: el verdadero rol que la mujer merece como ser pensante socialmente activo.

¿Quieres comentar sobre algún tema de tu interés?

Me parece que ya hablé suficiente. De otro modo, necesitaría un blog entero. Jajajajaja.



    Gracias Eva Lucía!